“En la ganadería hay que elegir calidad y ser eficiente”

Daniel Moritz es un productor mixto del sudoeste chaqueño, que cada vez está haciendo más fuerte su apuesta por la ganadería. Desde el 2000 decidió “poner otros huevos en la canasta”, y con el tiempo fue incorporando calidad y tecnología a su plantel.

b_0_0_0_10_images_novedades_2018_06_moritz-vacas.jpg

“Estos últimos años se generó otra expectativa para la ganadería, no solo invirtió en genética sino también en infraestructura”, explicó Daniel Moritz, desde su establecimiento “La Mercedes”, ubicado en Pampa Somer a unos 30 kilómetros de Charata, en la provincia del Chaco. “Si nosotros usaríamos la tecnología que usa el productor agropecuario, en la ganadería serían otros los números”, reconoce. . “Actualmente hay muchas herramientas para la ganadería. En los campos nosotros tenemos que tener kilos, no solo terneros. Porque muchas veces queremos tener solo terneros, y ahora hay mucha tecnología para producir kilos”, indicó.

“Nosotros inseminamos gran parte del rodeo, y después se hace el repaso con toros; y cuando elijo el toro trato de buscar buena calidad”, cuenta Mortiz que tiene 152 madres, en 150 hectáreas ”más todos los terneros de reposición, con lo cual hay casi 300 animales. Por ahí parece mucho, pero con un buen manejo se puede lograr. Se usa la tecnología en le genética, para darles de comer, usamos mucho picado, que con menos hectáreas permite tener más animales”

Al momento de mantener el plantel, Mortiz cuenta su estrategia: “yo elijo las hembras, y mayormente busco que sea las que se inseminan. En cuanto a la alimentación, el pasto es natural, todo Gatton panic, y hacemos lago de picado para las épocas críticas, y por ahí se venden los terneros (dejo la hembra para reposición.)”.

Al hablar del por qué eligió la ganadería, Moritz es contundente “compré este campo en el 1997, y en el 2000 vine a vivir acá. Ahí dije tengo que criar vacas, porque es otro ‘huevo más en la canasta’. Mi papá siempre fue ganadero también, y de a poco fui armando todo. En los años críticos, en 2008 y 20012, que no se cosechó nada no se me murió ninguna vaca. Va despacito, pero no te deja de a pie”.

Está claro que hoy por hoy para ser ganadero en Chaco, también hay que hilar fino. “Hay que elegir calidad y después ser eficiente. Tener kilos, y también tener terneros, el mayor porcentaje de preñez en el campo. Hoy con la tecnología todo puede hacerse. Hay cabañas que ya están haciendo transferencia embrionaria, es un poco más costoso. En nuestra zona tenemos pocos veterinarios para el campo. Antes no había trabajo, pero ahora hay una demanda”, indicó y cerró con mucha seguridad “a la ganadería hay que apostarle, la vaca va despacio pero es segura”.

Publicado en La Revista de Agronea N° 13 (enero-febrero)



© 2018 EXPO AGRONEA Charata Chaco Argentina. Todos los derechos reservados.